Moda sostenible

Moda sostenible

La moda sostenible innova, crea, diversifica, usa la tecnología como su mejor aliado y busca la armonía con el ambiente y las personas, y en el Perú tenemos todos los recursos para posicionarnos como líderes en moda sostenible.

En nuestro país se define  a la moda sostenible como aquellos productos rentables que buscan crear una armonía productiva con el ambiente y las personas en todo su ciclo de vida.

Y se distingue de la moda comercial, porque son iniciativas que respetan los derechos humanos y laborales de los consumidores y trabajadores, y preservan el medio ambiente.

“La moda sostenible implementa buenas prácticas, desde la elaboración de la materia prima hasta la comercialización de las prendas, carteras, zapatos o joyas, pasando por toda su cadena de valor”, sostiene Ornella Paz, Co-fundadora de la Asociación de Moda Sostenible del Perú (AMSP).

En la Asociación de Moda Sostenible del Perú, cuando hacen mención a moda sostenible – explica Ornella – se refieren a aquellas iniciativas que buscan redefinir la manera de producir, distribuir y consumir moda, a través de una o más de 4 líneas de acción:

En ese sentido, el proceso de producción de una prenda, calzado, joya o cartera sostenible es exigente a nivel social y ambiental, pues busca que el impacto sea lo más amigable posible con el ambiente y las personas.

“Busca disminuir el consumo de recursos naturales como el agua, reducir el uso de químicos, energía, y generar menos residuos. Asimismo, persigue el objetivo de no atentar contra la salud de sus consumidores, comercio justo con sus trabajadores, brindar óptimas condiciones de trabajo, entre otros”, agrega.

La  AMSP nació en el 2015 con el propósito de fortalecer el sector de la moda sostenible del país, enlazando a todos los actores de la cadena de valor de la industria textil para posicionarlo como un modelo de cambio y una filosofía de vida para los consumidores.

TODO EMPIEZA POR LA EDUCACIÓN

Para Ornella Paz, la educación e información son herramientas básicas y sumamente importantes para empoderar al ser humano. Para que un consumidor decida por prendas de moda sostenible, un estudiante decida emprender en moda sostenible al terminar su carrera o un empresario elija proveedores del sector de la moda sostenible, es sumamente vital que cuenten con información.

“Luego de un año de investigación, acabamos de presentar el 1er Directorio de Moda Sostenible del Perú (que además es una guía de compras) en el cual figuran escuelas de moda que tienen en sus curriculas cursos relacionados a moda sostenible. Y sí, estoy totalmente convencida que las instituciones educativas deben apoyar esta moda consciente y responsable. Esperamos que más instituciones se unan y eduquemos, orientemos y motivemos a los jóvenes talentos a decidirse por emprender en moda sostenible”.

Pero, ¿será más costoso crear este tipo de prendas?

Si una marca de moda sostenible busca no contaminar, usar menor cantidad de recursos naturales, no usar tintes o químicos que afecten la salud de sus trabajadores y consumidores, pagar salarios justos y brindar condiciones de trabajo óptimas, pues sin duda alguna, el precio del producto será mayor.

“Pero créeme que más doloroso y costoso será perder vidas por trabajar en condiciones pésimas como sucedió en el 2013 cuando el edificio Rana Plaza en Bangladesh que albergaba talleres textiles de grandes marcas europeas y americanas se derrumbó, dejando heridas a más de 2 mil personas y matando a más de mil. El verdadero costo de enfermedades como el cáncer  en los trabajadores o consumidores por el uso elevado de químicos y tintes tóxicos, será terriblemente mayor”, enfatiza Ornella.

En el Perú, contamos con marcas de moda sostenible que utilizan piñatex, cuero vegetal elaborado de residuos de la piña para producir carteras; joyerías con certificación Fairmined que garantizan que los minerales provienen de mineras artesanales de pequeña escala y responsables con el medio ambiente.

También tenemos marcas de moda sostenible que buscar revalorizar las técnicas textiles ancestrales y otras que tienen como objetivo utilizar un porcentaje de ingresos  para implementar proyectos de capacitación y empoderar a personas de comunidades vulnerables.

 

Más noticias