Cómo ahorrar energía al construir o reformar

Cómo ahorrar energía al construir o reformar

Un experto te explica cuáles son las medidas que podés tomar para que apaciguar el impacto sobre el medio ambiente. Equilibrio para la economía doméstica y para el medio ambiente

EN SINTONÍA CON EL AMBIENTE

En la Argentina, hay un espectro tan amplio de climas y geografía que es imposible definir un formato universal de casa que responda a todos ellos de manera sustentable. Pero eso no quiere decir que no existan principios y criterios en base a los cuales plantear el diseño, la construcción y el uso de la vivienda en relación con su lugar, su clima y los recursos económicos y tecnológicos disponibles. Vamos a analizar los principales.

ASOLEAMIENTO Y ORIENTACIÓN

La exposición al sol garantiza no sólo buena luz natural, sino también buena salud y una mayor sensación de confort y vitalidad. Además, se puede atrapar su calor durante el día y devolverlo durante la noche, para que la casa amanezca fresca y ventilada.

– Para aprovechar al máximo el calor del sol, especialmente en invierno, se deben orientar las habitaciones más importantes -como, por ejemplo, el living-comedor, los dormitorios, las zonas de estar y los cuartos de juegos- hacia el Norte y los cuadrantes cercanos (Noreste y Noroeste).
– Los estudios, ateliers o cocinas pueden orientarse al Sur y Sudeste, donde recibirán luz pero no asoleamiento.
– Los ambiente exteriores como galerías, quinchos, depósitos o zonas de servicio se pueden usar como fuelle climático orientándolos al Sur o al Oeste.
– El exceso de exposición al sol en verano produce un calentamiento desmedido de los ambientes, pero, también, de las paredes y los techos. Dado que la inclinación del sol varía de una estación a otra, se puede lograr un asoleamiento óptimo en invierno y evitarlo en verano usando planos de sombra, como parasoles, galerías, entre otros elementos del estilo.

CORTINAS PROTECTORAS

Ante todo, hay que evitar que los rayos del sol entren en las habitaciones e irradien directamente sobre los objetos y las paredes. Si hablamos de ventanas, es cierto que las cortinas “atajan” el sol, pero cuando su calor ya entró en la casa. Entonces, pensemos algunas soluciones.

– Cuanto más lejos de la pared exterior o de la ventana se encuentre el elemento de sombra, mejor. La mejor alternativa (fuera de una arboleda) es una amplia galería perimetral.
– La mejor sombra es la de los árboles. Si la casa está rodeada, a una distancia óptima, de árboles con hojas caducas, que permiten el paso del sol en invierno y le dan sombra en verano, esto ayudará a mantenerla fresca, y el aire que corre entre los arboles llegará a la casa a menor temperatura.
– Las persianas o las cortinas de enrollar regulables desde el lado de afuera de la ventana están entre las opciones más eficientes para impedir la entrada del sol directo.
– Las cortinas tradicionales ayudan a conservar mejor el calor en invierno, a la vez que ayudan a captar parte de la humedad ambiente.

 

Aislantes para el cielo raso
Los cielos rasos aislados que crean una cámara de aire ayudan a evitar la ganancia o la pérdida de calor. Si se trata de zonas frías, la aislación tiene que estar en el lado inferior de la cámara de aire; por el contrario, si se trata de impedir la entrada de calor, conviene ubicarla en el lado superior.
En verano, la cámara debe tener una ventilación abierta para permitir la salida de aire caliente y la entrada de aire fresco exterior. Lana de vidrio, poliuretano expandido y aislantes celulósicos son algunos de los productos más eficientes para conseguirlo. Eso sí: la colocación pareja y sin discontinuidades es un requisito fundamental para garantizar su funcionamiento.

PAREDES Y TECHOS

La envolvente del edificio (así se denomina al conjunto de paredes, ventanas, piso y techos) intercambia permanentemente temperatura y humedad con el ambiente. Cuanto menor sea el índice de conductividad térmica, que se encuentra tabulado para todos los materiales de construcción, menor será la pérdida o ganancia de temperatura de la vivienda.

– Las paredes de ladrillos macizos o huecos, que son las más utilizadas en muchas zonas de nuestro país, son adecuadas para climas templados sin mucha amplitud térmica, pero no para zonas de climas más extremos. Lo recomendable es incorporar cámaras de aire y materiales aislantes, que ayudan a mejorar la aislación.
– Los techos planos pueden ser aislados mediante distintos modos. Un método muy efectivo es crear un plano de sombra sobre el techo mediante baldosas separadas de la superficie. También se pueden utilizar cubiertas verdes, que además producen otros efectos benéficos para el ambiente. En techos inclinados, se puede generar una cámara de aire entre el ambiente y el exterior, y en esta cámara de aire es recomendable permitir una ventilación cruzada con aire fresco, para que el aire ayude a bajar la temperatura.

CLIMATIZAR SENSATAMENTE

Para reducir gastos de climatización, hay más de un aliado. Además del mayor acceso a la información y del buen criterio, existen novedades tecnológicas y, en muchos casos, una cuota de originalidad y espíritu vanguardista.

La casa tiene que proveer confort en todos sus ambientes. Nos sentimos a gusto en ambientes que están entre los 18 y los 26 oC -lo óptimo son 22 grados-, con el aire moviéndose entre 0 y 2 metros por segundo y con una humedad de entre el 40 y el 65 por ciento.

-Tanto para la calefacción como para el aire acondicionado, es importante automatizar los sistemas mediante termostatos, y asegurarse de que todos los componentes estén limpios y en buen estado de mantenimiento. Mucho del exceso en consumo tiene su origen en filtros sucios, quemadores en mal estado y otros desperfectos de los equipos.
– Los sistemas centralizados de climatización optimizan el uso de energía porque, al mantener todos los ambientes a temperaturas parejas, la casa funciona de forma conjunta.
– Si el clima lo permite, la ventilación natural produce este confort sin necesidad de sistemas agregados, además de renovar el aire. Para ello, también es importante aprovechar las ganancias y pérdidas de temperatura que naturalmente ocurren durante el día y la noche.
– La calefacción por agua caliente, sea por radiadores o losa radiante, puede ser alimentada mediante agua precalentada en colectores solares que se ubiquen en el lugar de mayor asoleamiento del techo. Desde allí, pueden alimentar un termotanque e incorporar el agua al circuito de consumo o de calefacción.
– Los equipos de aire acondicionado centrales tienen sistemas de regulación que permiten reducir su consumo. Hay sensores especiales que incorporan aire fresco exterior cuando éste se encuentra a la temperatura deseada, sin recurrir al enfriamiento por gas.
– Se puede usar agua para calentar o enfriar el aire de los sistemas centrales de aire forzado, y ésta se puede enfriar o calentar haciéndola circular por serpentinas tipo fan coil.
– En cuanto al uso de los equipos individuales split o de pared, no hace falta bajar el termostato excesivamente, sino, más bien, mantenerlo a 23 grados, siempre evitando la entrada de aire caliente o el asoleamiento excesivo.
– Los días en los que corre el aire, las habitaciones pueden refrescarse durante la noche si hay ventilación cruzada. De día, se recomienda mantenerlas a oscuras y sin ventilar cuando hace más calor.

Ventanas
Las ventanas deberán contribuir a minimizar la iluminación artificial durante el día. Las luminarias de bajo consumo, sean fluorescentes o LED, permiten bajar el consumo de energía para iluminación a una fracción de los consumos de las luminarias incandescentes, con una calidad lumínica que ya es casi la misma.
Las ventanas de PVC o aluminio de última generación, así como las de madera con contactos múltiples, aseguran la hermeticidad y, por lo tanto, evitan la pérdida de frío o de calor. Por su parte, los termopaneles de vidrio doble o triple con cámara de aire y gas comprimido disminuyen la conductividad. Si se colocan con premarco, hay que asegurarse de que el sellado con espuma de poliuretano se haga correctamente para que no pierdan eficiencia.

VARIANTES PARA AHORRAR AGUA

El agua es un recurso muy poco valorado, por lo que tendemos a malgastarla, pero su uso racional exige de toda nuestra atención.

– Los lavaplatos usan menos agua que el clásico lavado a mano.
– Exploren la posibilidad de instalar inodoros con doble descarga.
– Al planear la casa, incorporen una cisterna para el agua de lluvia, que se puede usar para riego.
– Los sistemas de tratamiento integral de aguas grises (las que mezclamos con jabón y que se pueden tratar para regar o lavar veredas y autos) y cloacales son muy costosos para una casa individual, pero son económicos a la escala de varias casas o de un barrio entero.

Fuente: Espacio Living

admin
ADMINISTRATOR
PROFILE

Déjanos tu comentario

Tu direccion de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancel reply

Más noticias